37 tatuajes madre-hija que derriten el corazón.

Los tatuajes compartidos entre amigos hacen que nuestra amistad sea mucho más íntima y unida, además son una gran muestra de cariño por ambas partes. En este caso, este artículo no está dedicado a nuestros amigos, pero si a nuestras mejores amigas, nuestras madres, las cuales han estado junto a nosotros desde el momento que llegamos a este mundo.


Realizarse un tatuaje con nuestras madres es un apto que antes se podría considerar como un tabú, pues las culturas antiguamente no estaban acostumbradas a estas prácticas. Actualmente en la mayoría de las culturas a nivel mundial estas prácticas ya se han normalizado lo suficiente y es por ello que es bastante común poder verlo.


Básicamente realizarse un tatuaje con tu madre va a reforzar la amistad, intimidad y hasta la unión que se genera desde el momento en el que sales del vientre. La mayoría de estos diseños están basados en dos copias iguales que deben llevar ambas personas o en dos diseños que se complementan el uno al otro.


Normalmente estos tatuajes son usados en zonas del cuerpo en donde todo el mundo pueda visualizarlos, como por ejemplo, las muñecas o tobillos. Claro que también están los diseños que se colocan en lugares más ocultos cuidando la intimidad de ambos, todo esto en caso de que en tu cultura aún se considere una práctica inapropiada.


Los colores no juegan un papel importante, pues estos pueden ser perfectamente basados en matices negros o con colores resaltantes, solo es cuestión de que ambos familiares se pongan de acuerdo. El tamaño del diseño va a depender del lugar en donde se quiera realizar, pues si se decide hacer en las muñecas este será pequeño, al contrario de hacerlo en la espalda u hombro, donde existe más espacio.


Aunque ya una madre y su hija están unidas genéticamente, un tatuaje compartirlo le pondrá más peso a su unión sentimental.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *